(O por qué la lucha antirracista debe ser internacionalista)

Los caminos no se hicieron solos…
Pablo Milanés

Por Roberto Zurbano

He rechazado decenas de convocatorias de colegas y amigos urgidos de pronunciarse contra el crimen racista de Ferguson. No he firmado ninguna de las tantas declaraciones recibidas en estos días en contra del asesinato y del proceso legal que ha vuelto a asesinar otro joven negro en Estados Unidos a manos de la policía.

Tampoco esperaré a que pase la rabia, la catarsis y el show mediático para reflexionar sobre el crimen y alertar sobre ese estado de desconcierto y catalepsia política en que, a veces, quedan quienes protestan durante varias semanas o meses. Cuando se sequen las lágrimas y otro drama fatal sustituya a este, nadie recordará cuántos estuvimos o no de acuerdo en ser solidarios desde una computadora. Ir a la funeraria y consolar a algún pariente del…

Ver la entrada original 4.316 palabras más

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s