La inociencia de los chistes

Sin categoría

Cassandra Errante

Soy el típico que cuando alguien empieza a decir “te sabes ese de…”,  me giro a escuchar el chiste sin paliativos esté donde esté y lo cuente quien lo cuente,  me gusta escuchar los chistes y lo normal es que me ría incluso cuando son malos. ¡Es más! Muchas veces mis chistes favoritos son aquellos con los que nadie se ríe. Sin embargo, los chistes tienen dos formas de verse; la sana y la real.

La sana es aquella que entiende el chiste como un absurdo que si se diera de verdad conllevaría una desgracia, no te lo crees, te ríes de la idiotez que supone lo que el chiste narra.

La real es el reflejo de una sociedad que es xenófoba, homófoba, machista, misógina, clasista y toda una serie de calificativos que desordenan los derechos que cualquier persona debería llevar como insignia.

Hay una superioridad intrínseca que se refleja…

Ver la entrada original 401 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s