La amarga indiferencia

Sin categoría

A R C O

Estamos hartos, estamos hasta la madre de la cotidianidad mexicana. Esa que ha hecho que las calles de toda la República apesten a putrefacción, a la descomposición de todos los cuerpos enterrados, de todas las personas secuestradas, violadas, agredidas de una u otra forma.

Gritamos no sólo por los estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa; nos quejamos de esta asquerosa impunidad que se ha visto desde muchos años atrás. No es sólo el gobierno de Enrique Peña Nieto, las cadenas que venimos cargando pesan por los años. Hoy decimos: es el Estado.

Marchamos por las calles de México, escribimos, dialogamos, hacemos pancartas que pegamos en nuestras escuelas, en las calles y en el metro, pero sabemos que no es suficiente.

20141103-115216.jpg
La angustia me inunda al darme cuenta de toda la gente que aún está dormida; de pensar en todos aquellos que prefieren evitar el tema, criticarlo desde la comodidad de sus autos…

Ver la entrada original 149 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s