Por José Ramón Rodríguez Ruiz Foto: Getty Images.

“Even though we face the difficulties of today and tomorrow, I still have a dream”. Reverendo Martin Luther King, en la “Marcha a Washington” (28 de agosto de 1963)

Washington, 1963. “I have a dream” (“…aún tengo un sueño”), esa frase se escuchó en tono de reconciliación, paz. Era Martin Luther King. El 4 de abril de 1968 lo asesinan. El 9 de agosto de 2014, 46 años después, un joven negro de 18 años, Michael Brown (de Ferguson, Missouri), muere a manos de un policía local.

Estados Unidos no es la tierra prometida o el paladín de la democracia. Las minorías históricamente discriminadas y olvidadas aún tienen que conquistar sus derechos. Se enfrentan, una vez más, a la pesadilla del sueño incumplido.

En Ferguson, los ciudadanos reclaman sus derechos civiles bajo la represión brutal de la Guardia Nacional del Estado y la Policía.

Ver la entrada original 743 palabras más

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s